El aumento de la inmunidad con la práctica de yoga

FECHA

Un organismo fuerte y saludable se recupera rápidamente de la fatiga y el estrés cotidiano. De hecho la recuperación de los sistemas del cuerpo ocurre de manera natural si el individuo mantiene  hábitos adecuados de alimentación, descanso y ejercicio. El aumento de la inmunidad con la práctica de yoga es posible siempre que se aborde la práctica de manera correcta.

El agotamiento, la enfermedad, los estado alterados de la mente sobrevienen cuando exponemos al cuerpo a situaciones extremas o a experiencias negativas donde se reducen las reservas de energía y se resiente la inmunidad del organismo (enfermando y debilitando al cuerpo y a nuestra mente).

La práctica de yoga para fortalecer el sistema inmunitario no es más que una serie de posturas que van a ayudar a la mente a recuperarse para afrontar las dificultades, y con esto mantener la alegría y al cuerpo a optimizar sus funciones, a recuperar la energía y  a acumular fuerzas para el futuro.

Aumento de la inmunidad con la práctica de yoga

Este programa de āsanas hace énfasis en las posturas invertidas con soporte y en las posturas de recuperación, aunque otros grupos de āsanas  también ayudan a la elevar la respuesta inmunitaria.

Setu Bandha Sarvāṅgāsana

Posturas de pierna con cabeza apoyada sobre soporte:

La cabeza apoyada aligera los sentidos calmando al cerebro. Alivia las tensiones del sistema nervioso. Descansan la espalda y los órganos internos.

Indicada para personas que  padezcan rigidez en las rodillas y no puedan sentarse con piernas en flexión.

  • Ardha-Uttānāsana, con cabeza apoyada en silla.
  • Pārśvottānāsana, con cabeza apoyada en silla.
  • Adho Mukha Śvānāsana, con cabeza apoyada.

Flexiones de tronco con soportes:

Presentan beneficios similares al grupo anterior.

  • Jānuśīrṣāsana, con cabeza apoyada.
  • Adho Mukha Swastiksāna, con cabeza apoyada.
  • Paścimottānāsana, con cabeza apoyada.

Extensiones de columna  con soportes:

Abren la caja torácica y expanden los pulmones. Aumentan el flujo de oxigeno reponiendo las reservas de la energía consumida por el agotamiento y el estrés. Inducen a estados mentales positivos.

  • Supta-Vīrāsana, con soporte para espalda y cabeza.
  • Viparīta Daṇḍāsana, en silla.
  • Setu Bandha Sarvāṅgāsana, con soporte en espalda.

Torsiones:

Equilibran los dos lados del cuerpo. Generan espacio en las vértebras, mantienen sanos los órganos internos.

  • Pārśva Swastikāsana
  • Bharadvājāsana I y II

Posturas invertidas con y sin soporte:

Expanden la caja torácica y oxigenan la parte alta de los pulmones, aumentan la energía del cuerpo y su recuperación. Estabilizan el sistema endocrino.

  • Śīrṣāsana
  • Sarvāṅgāsana
  • Ardha-Halāsana, con pies a silla.
  • Halāsana
  • Viparīta Karaṇī Mudrā, con mantas o bolster bajo la pelvis.

Recuperación y prāṇāyāma:

Facilitan el descanso y la recuperación del organismo. Aportan tranquilidad al sistema nervioso,  propician estados relajados de la mente. Recuperan al cuerpo de la fatiga, de la actividad mental y la turbulencia emocional.

  • Śavāsana
  • Viloma I y II, en Śavāsana.
  • Ujjāyī I y II en Śavāsana.
  • Respiracion profunda sentados en Swastikāsana.

 

Nota: El grupo de posturas elegidas no representa un programa diseñado y por tanto no está ordenado en una secuencia lógica.

Si quieres disfrutar de clases de yoga visita nuestros centros o contáctanos a través de nuestra web para recibir información. Estamos en Santa Cruz y en Puerto de la Cruz, en Tenerife.