Niyama

FECHA

El término Niyama aparece en los Yoga Sūtras en el aforismo II.29. Patañjali lo describe como el segundo aspecto del sendero óctuple del yoga.

Los ocho componentes del yoga:

Yama-preceptos morales.

Niyama-observancias invariables.

Āsana-posturas.

Prāṇāyāma-control de la respiración.

Pratyāhāra-absorción de los sentidos.

Dhāraṇā-concentración.

Dhyāna-meditación.

Samādhi-absorción de la consciencia en el Sí-mismo.

Los cinco primeros estadíos son esfuerzos individuales que hacemos a lo largo de nuestra práctica ininterrumpida. Los tres últimos son las manifestaciones del arte del yoga.

Niyama lo componen las prácticas individuales necesarias para afinar la disciplina.

  • Śauca-purificación.
  • Santoṣa-contento.
  • Tapas-austeridad, disciplina, práctica espiritual, fervor.
  • Savādhyāya-estudio del sí-mismo.
  • Īśvara praidhāna-entrega de uno a Dios.

Īśvara praṇidhāna, savādhyāya y tapas pertenecen a la práctica interna de Niyama, siendo el primero el aspecto más interno.

Tapas es autodisciplina, austeridad, práctica ardiente. Cuando el cuerpo está desajustado, mal alineado y bloqueado sobreviene la enfermedad. Las afecciones físicas son un impedimento en la práctica para alcanzar al Sí-mismo. Āsana y Prāṇāyāma son de gran importancia para preparar el cuerpo y la mente. Además contribuyen a redistribuir correctamente la energía. Para realizar el Sí-mismo la consciencia debe estar libre de impedimentos.

Savādhyāya, o el estudio del Sí-mismo, se ha traducido como el estudio de los textos sagrados y la recitación de mantras, pero también es el estudio profundo que hacemos de nosotros mismos en la práctica individual. La observación del cuerpo y el ajuste desde la piel hacia el interior no es más que una búsqueda de la expresión de nuestra energía interna (núcleo del Ser). Entonces, cuando nuestra práctica se vuelve lo suficientemente profunda, observamos desde el núcleo de nuestro Ser hacia la piel. Nuestra inteligencia conecta nuestro cuerpo y nuestro Ser proporcionando armonía corporal, mental y espiritual.

La práctica ha de realizarse con devoción. Īśvara praṇidhāna es entregarse al Alma Universal mediante renuncia y aplicación.

Practicar con fervor y disciplina  y entregar esa práctica y ese esfuerzo a nuestro Ser Interno nos conduce a la Realización.

Si quieres disfrutar de clases de yoga visita nuestros centros o contáctanos a través de nuestra web para recibir información. Estamos en Santa Cruz y en Puerto de la Cruz en Tenerife.